Testimonio: Lorena Díaz

Ese 5 de octubre quedó pegado en mi memoria. Siempre soñaba despierta y mientras mi madre sostenía largas reuniones con sus compañeros del partido yo inventaba mi mundo. Y en ese mundo, lo más inalcanzable para mi, casi tanto como volver a abrazar a mi padre, era viajar a la luna… Pues ese 5 de octubre llegué a la luna.

Fui tan inmensamente feliz ese día, creo que no conocía esa sensación. Aunque siempre fui alegre, y mi madre trataba persistentemente de mostrarme un mundo con colores, lo real es que habíamos caminado con la muerte a nuestro lado desde siempre.
Pola y yo comíamos cada noche viendo las noticias. Después ella siempre me hacia un análisis que a veces me agobiaba, pero que hoy comprendo en toda su dimensión. La noche del 4 conversamos hasta muy tarde, había incertidumbre total, aún nos llenaba el miedo. Hasta que ella, racional como siempre, me dijo que era hora de dormir y que ya era 5 de octubre.
Siempre me gustaron los días miércoles, y ese era un miércoles 5. Mi madre y yo estábamos juntas como siempre. Ella salió temprano, recuerdo sus tacos color naranja y su cara de templanza. Yo pasé el día entero sobre un sillón que había sido de mis padres, del corto tiempo que habían alcanzado a estar juntos. Sentada a allí, frente a la tele y con una libreta anotando lo que escuchaba. Siempre que había algo importante en mi vida ese sillón y una libreta eran mi refugio.
Escuché la radio Cooperativa todo el día.. y cuando comenzaron a dar los resultados una sensación extraña me recorría. Yo saltaba, Pola decía “calma Lorena”. Y cuando ya fue reconocido el triunfo ambas subimos a la pieza de ella, y mirando la luna abrimos una pequeña botella de champan francés que yo había traído de mi reciente viaje a Europa, justamente en una gira, junto a otros niños, que denunciaba las violaciones a los derechos humanos en Chile. Y brindamos …
Han pasado 30 años ya. No he encontrado a mi padre, detenido desaparecido en 1976, no he tenido justicia ni verdad total, y mi Pola ya no está. Pero este 5 también brindaré con champan, por lo que fue y por lo que vendrá. Porque no me rindo, porque aquí seguimos, por lo que aun NOs debemos.

Colabora con tu testimonio en Facebook

También al +56 9 7981 6946 en WhatsApp

Sigue el proyecto en #30MasChile y en